Seleccionar página

Después de la Segunda Guerra Mundial, durante la depresión económica en la Inglaterra devastada por la guerra, el brutalismo se hizo cada vez más popular en el Reino Unido. El país buscaba desesperadamente soluciones que implicaran métodos de diseño y construcción baratos. Ahora, a pesar del crecimiento económico, los diseñadores utilizan características brutales para encontrar una solución más barata para dar a conocer las marcas en todo el mundo. Mientras que algunos podrían resultar bastante caros para muchas personas, tener una versión característica puede terminar siendo una solución más barata y permitir que los consumidores compren realmente estos productos.

Marcas con packaging en blanco y negro

Tomando como ejemplo algunas “Marcas genéricas“, este proyecto combina muy bien el brutalismo y la creatividad de las hábiles manos de Kunel Gaur de la agencia Animal. Según el artista, tener una marca totalmente en blanco podría establecer una conexión más fuerte con ellos. “Quería experimentar con el comportamiento de comunicación a nivel de producto de las marcas conocidas, sin los adornos con los que se identifican típicamente“.

Así, mientras que el Brutalismo está volviendo a sus orígenes, puede que ahora sea el mejor momento para expresar la identidad de la marca en una versión en blanco y negro. Básicamente, despojándolos de su personalidad “colorida“. Kunel piensa que, como diseñador, “estás constantemente tratando de minimizar el aspecto ‘contemporáneo’ del diseño para lograr un enfoque funcional que de otra manera estás tratando de lograr“.

También el proyecto tiene muchos otros desafíos. Hay marcas que están representadas por mascotas, mientras que otras utilizan monogramas o abreviaturas para expresar su nombre. Para simplificar las cosas, el artista decidió utilizar pictogramas, manteniendo así las marcas más cerca de su identidad original.

Eligió marcas reconocibles, las que ya tienen una identidad y un sistema de embalaje. Además, el artista señaló que estos “conejillos de indias” tenían que ser globales para que la gente pudiera asociarlos de alguna manera. Oh, y por cierto, algunas de las marcas destacadas son también sus favoritas.

Brutalismo: Al considerar la identidad de la marca, uno pensaría que, sin colores, la marca terminaría sin un espíritu reconocible.

Pero eso no es algo realista: “Una identidad es más que los colores y la tipografía. Es el nombre y la imagen general de la marca/producto que se incrusta en nuestra mente gracias a años de exposición al marketing y promoción. Así que incluso después de restar el color y otros elementos gráficos del envase, ese nombre en sí mismo es suficiente para que tu mente lo descifre y lo conecte a años y años de imágenes almacenadas afiliadas a esa marca“.

Aunque los resultados ya son muy prometedores, Kunel no planea detenerse ahí. ¿Tienes curiosidad por saber qué piensan estas marcas sobre sus nuevos looks?. Bueno, habrá que esperar a tener su respuesta. Sin embargo, tal vez con este artículo, las compañías verán su nuevo look sin colores.